17 de enero de 2011

SUPER MINIS



ÉRASE QUE SE ERA


«¡Quiero más libros!», me gritó el monstruo devora-letras. Y tuve que entregarle mi lector digital, esperando que al hincarle el diente se electrocutase.


LIBRO VIVO


He comprado un nuevo libro de microrrelatos. Lo tengo en la mesilla y siempre me sorprende. Cuando me despierto, está bajo las sábanas el muy jodio.


FE


Los libros habían caído, o eso creían los e-boocks que recargaban sus baterías después de la batalla. A lo lejos, un pequeño libro alzó su voz: ¡No podréis con nosotros, meapilas!

Copyright: Luisa Fernández

Foto extraída de Internet.