9 de abril de 2010

LE HAN CONTADO



Le han contado que aquel chaval de la fotografía se llamaba Héctor y que no era un buen estudiante, pero iba sacando las asignaturas. Le han contado que le gustaba una chica del grupo de teatro del colegio y por eso se había apuntado a las pruebas de Romeo y Julieta. Le han contado que le encantaba leer novelas fantásticas que hablaban de otros mundos y que cuando fuese mayor quería ser astronauta, veterinario o guitarrista en un grupo de rock. Que le gustaba montar en bici con sus amigos del barrio y explorar por el campo, torturar lagartijas y cazar insectos. Que se pasaba las horas muertas escuchando los viejos vinilos de Heavy Metal de su padre mientras jugaba a la playstation, y que últimamente se había dejado crecer el pelo.


Eso le han contado los señores trajeados del juzgado mientras él permanece sentado en el banquillo de los acusados y escruta una vez más la fotografía del cadáver de Héctor.


¿Comprende usted las acusaciones que se le imputan? le pregunta el juez.


Pero por más que la mira, no comprende por qué lo van a encerrar. De donde él viene, la vida humana vale una mierda.





Copyright: Luisa Fernández


Foto extraída de Internet