29 de diciembre de 2009

UN MICRORRELATO


EL HINNOTIZADOR

Un grupo de altos ejecutivos de la banca salieron a celebrar la Noche Vieja. Primero acudieron a una cena en el Palace. Luego, y cuando ya el nivel etílico de los presentes había alcanzado cuotas predecibles (botellas de Cabernet Sauvignon para las carnes, Don Pérignon para el postre, y coñac Hennessy después del café) acudieron a un espectáculo de variedades.

Aquel hipnotizador turbante y fracpidió un voluntario del público. Se ofreció uno de ellos, uno orondo, bigotillo a lápiz y pelo engominado.

Ahora, cuando cuente hasta tres dijo el hipnotizador, será usted un asno.

Y pensarán ustedes que se quedó como estaba, pero no; a partir de ese día, el alto ejecutivo de la banca fue un tipo honrado, trabajador y decente.


Bueno, espero que no se enfaden los altos ejecutivos de la banca (esta es mi pequeña venganza personal por lo duro que nos lo ponen los bancos con las hipotecas y los créditos). Se puede cambiar “altos ejecutivos de la banca” por: jefes desalmados que quieren imponer un “ERE” sin verdadera necesidad, por todos aquellos que se aprovechan de la crisis para explotar a sus trabajadores, por los que despiden improcedentemente amparados por ella y sin un duro, por los políticos que no dejan de jorobar a los pequeños empresarios con subidas de impuestos, leyes ÓMNIBUS (en especial, parte del apartado 21), por editores que te buscan y luego no te contestan… en fin. Lo que queráis. Sois libres.


Que el año 2010 nos traiga aires renovados.

A todos; mil gracias por aguantar a esta escritora con ganas de ser publicada de una buena vez (ya, ya me pongo a mandar manuscritos, resúmenes, o treinta páginas, que ya sé que si no mando, cómo me van a decir que sí…). Que ya toca, después de tantos años de lucha. No dejéis que os echen abajo los sueños y las ganas. Y recordad: el mejor regalo es un libro. De lo que sea, pero un libro. Feliz año.

Copyright: Luisa Fernández

Fotos extraídas de Internet.

8 comentarios:

  1. me gusta tu microrrelato.
    Que termines bien las Fiestas y ojala este año que entra sea tu lanzamiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Josefina. Pondré todo mi empeño en ello, y colgaré todas las negativas de las editoriales que imagino recibiré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Debería haber más asnos en el mundo. Sí, de esos honrados, trabajadores y decentes que relatas. O, tal vez, más hipnotizadores.
    Buen micro, Luisa. En cuanto a ti, decirte que el 2010, por huevos (en tu caso ovarios), debe salir alguna editorial dispuesta a apostar por ti.
    De todas formas hay que seguir insistiendo, creando, mandando trabajos y esperar que alguien te considere un valor en alza.
    Aunque no fuera así, sabes que lo eres.
    Difícil mundo éste, Luisa.
    Feliz salida y entrada de año.
    Un abrazo de Mos desde la orilla.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a Dios que todavía quedan asnos. Aunque sabes que están en peligro de extinción. Hay que cuidarlos. ¿Sabes? a veces una se siente un poco "producto" con todo esto de las editoriales. Tú sabes bien que yo sólo he mandado a concurso dos de mis novelas. Sólo a dos de ellos, y uno todavía no se ha fallado. Creo que ha llegado el momento de probar suerte. Cogeré una larga lista y me liaré a mandar como una posesa. Tal vez así, y después de muchas negativas, me dé por vencida.

    Feliz año, Mos. Te deseo lo mejor.

    Un beso muy fuerte, amigo.

    ResponderEliminar
  5. un placer volverte a saborear luisa, felices fiestas y felices días, también buena entrada de año

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Ángel.
    Que el año te traiga muchas alegrías y yo que lo vea. Feliz año.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Y, no pudo el hipnotizador, continuar así con con los demás? Que bien iría todo entonces, verdad?

    Feliz Año Nuevo, Luisa. Te deseo más y mejor, de lo que tú para ti desees.

    Besos y musas

    ResponderEliminar
  8. Trini, creo que hipnotizó a algunos otros también. Pero eso es otra historia que ya te contaré.

    Feliz año y que sigas así de resalá.

    Un beso.

    ResponderEliminar