29 de diciembre de 2009

UN MICRORRELATO


EL HINNOTIZADOR

Un grupo de altos ejecutivos de la banca salieron a celebrar la Noche Vieja. Primero acudieron a una cena en el Palace. Luego, y cuando ya el nivel etílico de los presentes había alcanzado cuotas predecibles (botellas de Cabernet Sauvignon para las carnes, Don Pérignon para el postre, y coñac Hennessy después del café) acudieron a un espectáculo de variedades.

Aquel hipnotizador turbante y fracpidió un voluntario del público. Se ofreció uno de ellos, uno orondo, bigotillo a lápiz y pelo engominado.

Ahora, cuando cuente hasta tres dijo el hipnotizador, será usted un asno.

Y pensarán ustedes que se quedó como estaba, pero no; a partir de ese día, el alto ejecutivo de la banca fue un tipo honrado, trabajador y decente.


Bueno, espero que no se enfaden los altos ejecutivos de la banca (esta es mi pequeña venganza personal por lo duro que nos lo ponen los bancos con las hipotecas y los créditos). Se puede cambiar “altos ejecutivos de la banca” por: jefes desalmados que quieren imponer un “ERE” sin verdadera necesidad, por todos aquellos que se aprovechan de la crisis para explotar a sus trabajadores, por los que despiden improcedentemente amparados por ella y sin un duro, por los políticos que no dejan de jorobar a los pequeños empresarios con subidas de impuestos, leyes ÓMNIBUS (en especial, parte del apartado 21), por editores que te buscan y luego no te contestan… en fin. Lo que queráis. Sois libres.


Que el año 2010 nos traiga aires renovados.

A todos; mil gracias por aguantar a esta escritora con ganas de ser publicada de una buena vez (ya, ya me pongo a mandar manuscritos, resúmenes, o treinta páginas, que ya sé que si no mando, cómo me van a decir que sí…). Que ya toca, después de tantos años de lucha. No dejéis que os echen abajo los sueños y las ganas. Y recordad: el mejor regalo es un libro. De lo que sea, pero un libro. Feliz año.

Copyright: Luisa Fernández

Fotos extraídas de Internet.