10 de marzo de 2011

Hablando de DOS CORONAS


Título: Dos Coronas.
Atora: Susana Eevee.
Editorial: Grupo Ajec. Colección Escálibur Fantástica.
Género: Novela / Fantasía / Épica.
Páginas: 400.
Portada: Calderón Studio.
Precio: 18´95 euros.
1ª edición / noviembre 2010
ISBN: 9788415156055



ALGO DE LA TRAMA:

Los reinos de Erigia y Aldaria arrastran un pasado de rencor y pugnas. La frágil tregua que existe entre ambos no es más que un espejismo que no tardará en estallar si alguno de los dos consigue cualquier ventaja sobre el enemigo.

Soota, el príncipe Erigio, ha crecido respirando el aroma de la guerra y un odio que se hereda junto con el peso de la corona. Su sino está escrito como heredero. Sin embargo, será el propio destino quien le mostrará un pasado que desconocía y que hará temblar los cimientos de su mundo, abriéndose ante él un camino de sangre, dolor y mentiras.


ALGO SOBRE EL ÁNALISIS ARGUMENTAL Y LITERARIO:

Estamos frente a una historia autoconclusiva, por lo que la trama carece de subtramas innecesarias y aborda un eje central sin excesivas ramificaciones, que nos conduce a su total resolución en cuatrocientas páginas, y donde consigue la atención del lector desde su inicio acentuándose a medida que se acerca el final.

Respecto a la estructura, la autora ha jugado con destreza a varias bandas. La primera ha sido apostar por capítulos cortos, de ágil lectura y lenguaje asequible. La segunda, dividir la historia en dos partes: Libro Primero: Las Lágrimas del Héroe y Libro Segundo: El Corazón del Héroe, una dualidad que no pasa desapercibida para el lector atento y que podemos encontrar también en la doble corona del título de la novela y los dos nombres de su protagonista Soota-Doogan, ambos con sendas «oes». Un detalle muy borgiano, que no deja de ser curioso.

La voz narradora omnisciente no es intrusiva salvo para dar la información necesaria en momentos claves. Entonces, se despliega para focalizar la atención sobre pasajes importantes del desarrollo de la trama. Con un tono legendario limpio consigue introducirnos en la leyenda que arrastran los dos pueblos y que es, a su vez, la pieza central del pasado Erigio y Aldario. Otras, en cambio, se transforma en onda secuencial y descriptiva, para arrebatar el aliento y sumergirnos por completo en la batalla. Las escenas de sexo han sido trabajadas con el matiz dinámico adecuado a cada momento y una prosa al detalle, cuidada con esmero. Las líneas de diálogo son ligeras, adaptándose a los distintos registros de los personajes.

Su ritmo lento/ rápido/ lento, se ve interrumpido por un puntual cambio cronológico que rompe la estructura lineal de la trama, sin que con ello se produzca un giro argumental destacable. Los pequeños flash-back retrospectivos están bien introducidos, sin fragmentar en exceso la métrica del discurso.

Esta novela ha sido concebida desde el punto de vista masculino, pues a pesar de las lágrimas del héroe, sus acciones y el desarrollo ambiental de la época (medievo), han sido tratados por la autora como corresponde a un periodo de la historia en la que la mujer era un simple instrumento del poder, aunque haya dado concesiones a algunos personajes femeninos.

No hay demasiados elementos fantásticos en la novela, pero sí los suficientes para llamar la atención del asiduo al género.

El final, condicionado, no está exento de los cambios de tono progresivos para llevar al lector hacia momentos álgidos, donde puede apreciarse la cuidada medida de ritmos, cambios de escenario y focalizador (nos lleva de un personaje a otro para darnos una total perspectiva de lo que ocurre).



ALGO SOBRE MI OPINIÓN:
Susana Eevee ha recreado un escenario lleno de matices y paisajes únicos para su primera novela. Nos ahorra la ñoñería a la hora de tratar las relaciones entre hombres y mujeres como no escatima en mostrarnos la violencia, los horrores de la guerra y las cicatrices del alma. No miente. Sabe abrirnos las puertas del palacio de Erigia con igual maestría que la vivienda de un granjero o las terribles Minas de Hass. Nos hará vibrar en el desierto de Ure-Berek, habitado por nómadas tribus; mesas de manjares exquisitos y escenas llenas de erotismo, hasta concluir nuestro viaje tras las murallas de Betengard y subir los polvorientos escalones de la Torre de Geomande.
Soota, el protagonista de esta historia, no es nada convencional. Es un tipo de los que no suelen caer bien ¿Esto es bueno o malo? Pues depende. Habrá quienes vean en ello una muestra de innovación y otros no. Lo que sí está claro es que Soota-Doogan interesará al lector de principio a fin; lo odiará o amará, o ambas cosas. Su giro evolutivo es bestial, aunque para ello el lector deberá profundizar en la infancia y en la memoria robada de este antihéroe: disoluto y traidor para algunos e indiscutiblemente valeroso para todos.
En Dos Coronas encontraremos un buen puñado de secundarios que iluminarán la oscura encrucijada de Soota-Doogan en su camino hacia la verdad, y con los que pasaremos los mejores y peores momentos: el testarudo Fiendus, abuelo de Soota; la paciente Magda, su abuela. El grandullón Gled y sus hijos Río, Fynn y el joven capitán Osther; la delicada Emet, el pelirrojo Roy…
Yo, sin lugar a dudas, me quedo con el negro rey Minthos. Valiente y despiadado, con una personalidad arrolladora y que consigue la mejor calificación en cuanto a personajes redondos dentro de esta historia, pero ya sabéis que va en gustos.
Un capítulo que me encantó fue Las Rosas y los Sauces. Una maravilla de leyenda y que es en sí misma toda una historia de amor. No sólo de acero vive el lector. Son convenientes los contrapuntos que enriquezcan la trama. También, y por qué no decirlo, me han gustado las escenas de sexo. Creo que a la vez que la mejoran, gustan por igual a todo tipo de lectores.
Y, por supuesto, como considero que no hay lectura más aconsejable que aquella que nos haga reflexionar sobre nuestro propio yo, me quedo con la historia; el descenso al infierno del héroe y la lucha brutal con sus demonios interiores. Todo un clásico, pero imprescindible.


En definitiva: Dos Coronas es un viaje inolvidable donde serás arrastrado a la aventura por un cíclope de dos cabezas llamado Soota-Doogan.
Como recomendación al lector le diría que antes de adentrarse en Dos Coronas deje de lado sus arquetipos. Que encontrará referencias y registros comunes a la fantasía épica entre sus páginas, pero no en cuanto a los finales establecidos. Y por último, que no hay mejor crítico que el propio lector, para el que, en definitiva, fue concebida la obra. La última palabra siempre será la suya.
Espero que os haya acercado un poco a esta novela que a mí me hizo viajar sin más equipaje que la imaginación y a la que volveré, sin lugar a dudas, cuando sienta la necesidad de sumergirme de nuevo entre sus páginas.


Si queréis saber más sobre esta novela y su autora y si os interesa leer el primer capítulo
http://susanaescribe.blogspot.com/


Las ilustraciones interiores del libro y el logo han sido realizadas por Itziar Lorena Cabañas; Pandora.

El mapa es de Rocío Prieto.

Reseña de Dos Coronas, por Luisa Fernández.